No-llegaré-vivo-al-viernes

Quince años después de su época escolar, el futbolín es lo único que une a Tito y a Camilo. Tito no ha sido capaz de salir del mundo marginal en el que siempre se ha movido. Camilo, por su parte, se ha convertido en un abogado próspero, está felizmente casado y pronto va a ser padre. Una vez a la semana, los dos viejos amigos se enfrentan en una vibrante partida que les hace olvidar sus preocupaciones diarias. Pero este lunes la partida será el inicio de una trama endiablada, repleta de casualidades y personajes que se entrecruzan, donde, sin que lo sepan, el destino de cada uno estará en manos del otro.