Crítica social

De topillos y hombres

2.-

Dejé de contar al llegar a 100. Durante cuatro meses, cada nueva captura subía al marcador del grupo de WhatsApp familiar. Al principio, en la emoción de la caza, Carlota, la pequeña de la casa, me acompañaba a revisar las trampas y festejaba nuestros primeros éxitos. Hasta que una rata topo salió viva. El cepo no le había roto el cuello, únicamente le había pillado el morro y el animal se debatía con gran sufrimiento. ¿La soltamos?, preguntó consternada ante aquel animal sufriente. Un instante antes yo me había preguntado lo mismo. Pero, ¿soltar al animal herido apiadado por su dolor y después continuar colocando trampas para contener la plaga? ¿O quizás dejar de matar animales tras percibir el sufrimiento en su agonía? Hasta entonces las trampas me los habían devuelto muertos y no hubo dilema; al fin y al cabo eran ratas de campo, animales que horadan la tierra devorando raíces, matando árboles, creando cráteres donde la bota se hunde y la segadora se traba. No, pedir a la niña que no mirase y romper la columna del topillo herido contra una piedra no fue divertido. Pero sigo colocando trampas y sólo dejé de contar al llegar a cien. En algún momento había que parar.

Crítica social

De topillos y hombres

1.-

Hoy por la mañana revisé las ocho trampas y sólo con una había tenido éxito. Al extraer de la tierra el cilindro descubrí el cadáver de una rata topo. En realidad, se trataba nada más que de una cría que, inexperta, no había desconfiado de las varillas de plástico que se interponían en la galería y que, al tocarlas, habían activado el cepo que la mató. Las demás trampas también habían saltado, sí, pero sus resortes habían reaccionado a la tierra empujada por alguno de los congéneres de la cría. Como de costumbre, cogí el animal muerto y lo arrojé al viejo tocón donde acostumbramos a celebrar la hoguera de San Juan. Una hora más tarde, no quedaba nada. Un ave rapaz, o quizás alguno de los muchos gatos que habitan nuestro pueblo, había dado buena cuenta del pequeño roedor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies